Featured

Bienvenidos a Más allá de Pangea. Con la tecnología de Blogger.

0 Bernardo De Gálvez. El que tenga honor y valor que me siga.

H

oy nos detenemos para contemplar un magnífico óleo sobre lienzo realizado por el pintor barcelonés Augusto Ferrer-Dalmau que nos servirá para explicar a grandes rasgos las hazañas de un héroe español muy poco conocido. La obra está inspirada por una gran historia de valor y coraje que ha sido rescatada del olvido, sobre la ayuda que prestó la España del siglo XVIII a los patriotas americanos que se habían sublevado contra los abusos y discriminación del dominio británico. En los últimos años ha habido un cambio de paradigma a raíz de nuevas fuentes e investigaciones que han ido revelando el extraordinario papel que jugaron los españoles y los hispanoamericanos en la independencia de los Estados Unidos. Una realidad que por fin sale a la luz, y que los propios líderes de la Revolución americana reconocieron. El sacrificio humano de hispanoamericanos y españoles fue tan grande, el ingente aporte material y económico, la propia intervención de la Armada española fueron tan determinantes que la victoria de las Trece colonias no habría sido posible, el nacimiento de Estados Unidos habría fracasado y el curso de la historia habría sido muy diferente.



La escena plasmada por Ferrer-Dalmau representa uno de los episodios acaecidos en la célebre toma de la ciudad de Pensacola (1781), en la actual Florida. Episodio final de una campaña épica que está en vías de ser llevada al cine o como serie de televisión. Cuando el lector conozca la historia que relatamos aquí comprenderá el por qué. Para una mayor comprensión he incluido una descripción de la obra en su apartado correspondiente.

Por liderar y ser responsable de las operaciones militares que ayudaron al nacimiento de los Estados Unidos hemos recuperado la extraordinaria figura de Bernardo Vicente Apolinar De Gálvez Gallardo (1746-1786), un español universal, ilustrado, de las tierras andaluzas, de la provincia de Málaga, nacido en el pueblo de Macharaviaya (España), pequeña localidad que está hermanada con Galveston (Estados Unidos), la ciudad del sur de Texas que lleva su nombre. Además, muchas localidades estadounidenses, incluyendo la Bahía de Galveston, el Condado de Galveston (Texas), Galvez (Luisiana) y San Bernardo Parish (Luisiana) deben su toponímico a Bernardo De Gálvez, lo cual dice mucho de la fama que gozaba en América.


- o O o -

INTRODUCCIÓN


La historia de Bernardo De Gálvez y Gallardo se había extraviado en la propia España dado que la tesitura política obligó al principio ocultar el apoyo español a la revolución de las Trece colonias con el fin de no provocar abiertamente, aún, la guerra con el imperio británico. Y como suele suceder este héroe español perdido en la oscuridad del olvido, desconocido en su propia tierra, recibió con más de 2 siglos de retraso el merecido reconocimiento con sendos homenajes por parte de Estados Unidos, lo cual ha servido de ejemplar lección de reparación histórica a una España desmemoriada hasta el tuétano.


Precedentes de la contienda.

Una constante universal que se ha mantenido siempre ha sido que cada nación maniobra según sus intereses. Por este motivo la contribución española al triunfo de la rebelión norteamericana aún no ha sido completamente estudiada, pero fue mucho más grande y decisiva de lo que se creía. No fue una ayuda desinteresada, tanto Francia como su gran aliado, España, deseaban desquitarse de la humillante derrota sufrida en la Guerra de los 7 años frente a los ingleses, y que mejor forma de desgastar al imperio británico que socavar su poder en Norteamérica. A éste propósito puede decirse que la afrenta fue devuelta e Inglaterra fue derrotada estrepitosamente.



-La derrota de Francia y España en la Guerra de los Siete Años.
La Guerra de los 7 años (1756-1763) supuso para Francia la pérdida de la isla Martinica, el Canadá y la Nueva Escocia. Por su parte España se vio arrastrada en este conflicto que no le convenía, obligada por el compromiso de socorrer a Francia por un pacto que existía entre la familia borbónica, que le llevó al completo desastre. En 1762 Inglaterra conquistaba La Habana en Cuba y Manila en las Filipinas. En un apresurado tratado, la Paz de París de 1763, Inglaterra devolvió a España La Habana y Manila a cambio de las Floridas que comprendían la península y la región de Pensacola. Y como compensación por su alianza Francia entregó Luisiana a España, con su nueva capital Nueva Orleáns, situada en el delta del Mississippi. La presencia española en este último territorio será clave en los acontecimientos que se van a desencadenar.





-Los efectos secundarios de la victoria de Inglaterra en la G7A.
En la contienda Inglaterra salió victoriosa y obtuvo grandes beneficios, pero calculó mal el coste de su empresa. Estaba endeudada, y gran parte de los esfuerzos de la guerra de los Siete Años provenían de sus colonias americanas que se vieron sometidas a pagar un fuerte gravamen fiscal y a unas leyes abusivas, muy discriminatorias, leyes que partían de una metrópoli arrogante en cuyo parlamento ni siquiera estaban representados, de ahí la consigna “no hay impuestos sin representación”. Las Trece colonias americanas (Massachusetts, Nuevo Hampshire, Rhode Island, Connecticut, Nueva York, Pensilvania, Nueva Jersey, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia) se sentían marginadas con toda la razón. Protagonizaron diversos levantamientos y protestas como la del “Motín del té” (Tee Party) en 1773, que fue otro detonante y precedente del creciente descontento, protestas que fueron reprimidas con dureza por la Corona inglesa cuyo primer enfrentamiento armado se produce en 1775 con los incidentes del puerto de Boston, que se repiten en los demás estados, todo ello encenderá la llama de la independencia al constituirse un Congreso Continental y el reclutamiento de un ejército, con los primeros enfrentamientos y victorias de los rebeldes en las batallas de Lexington y Concord, o la captura del fuerte Ticonderoga. Así, el 4 de Julio de 1776, decenas de congresistas de las Trece colonias firmaron en Filadelfia la Declaración de Independencia.

Una causa a la que gustosamente se unirán Francia y España. Ciertamente puede decirse que la Guerra de Independencia Americana fue una continuación de la guerra de los 7 años, el deseo hispano-francés de devolver el golpe en un conflicto que acabó siendo internacional.

-El esfuerzo bélico que desgastó más a la Monarquía francesa.
No obstante el deseo de revancha por la derrota en la Guerra de los Siete Años lleva a un enorme gasto económico para Francia, y lo pagará muy caro. Consecuencias catastróficas al aumentar los impuestos a los franceses contribuyendo al latente y más crítico malestar que fue astutamente canalizado hacia el nefasto, terrorífico y vandálico golpe de estado de 1789. Reformulado positivamente como “Revolución Francesa".

- o O o -


Hechos fundamentales inexplicablemente desconocidos por los españoles sobre su papel en el nacimiento de los Estados Unidos.

Tras la Paz de París de 1763, no tardaron en reaparecer hostilidades como consecuencia de la ocupación británica del archipiélago de las Malvinas (1765). En el año 1778 tanto Francia como España decidieron intervenir abiertamente a favor de la independencia de las Trece colonias. Previamente Benjamin Franklin ya había solicitado en secreto ayuda a España que contribuyó con arsenales y financiación. Esta valiosa aportación de la Corona Española fue reconocida por grandes figuras como Benjamin Franklin, John Adams, George Washington, Thomas Jefferson o Patrick Henry.

"No nos debemos avergonzar al reconocer lo que nuestra Independencia debe a la melaza del Caribe."

THOMAS JEFFERSON


La ayuda prestada por el conde de Aranda se realiza a través de la red de un naviero comerciante bilbaíno, que sería el primer embajador español en Estados Unidos, Diego Gardoqui (1735-1798). Otra figura importantísima fue Juan De Miralles Trayllón (1715-1780), el fundador español de los Estados Unidos, tras su fallecimiento fue tratado como un héroe de la patria norteamericana con solemnes honores militares presididos por George Washington. En el funeral de Miralles estuvieron todos los miembros del Congreso como muestra de gratitud. Miralles, natural de Petrer (Alicante, España), fue un diplomático español afincado en La Habana, delegado de Carlos III. Fue amigo personal de George Washington, prestó excelentes servicios al incipiente estado norteamericano, creó una red agentes de inteligencia a tal fin. Una pulmonía acabó con su vida, atendido en la propia casa del que sería el primer presidente de Estados Unidos. De la fortuna de Miralles y otros potentados de La Habana, de toda Cuba, se pudo pagar al ejército patriota de George Washington -que estaba sin fondos para pagar las soldadas-. Serían los españoles, los hispanoamericanos, quiénes reunieron dinero de todos los rincones para entregar un total aproximado de 300.000.000 $ actuales en oro, para financiar los frentes por la independencia de los Estados Unidos, dinero que nunca sería devuelto. Otro agente español importante fue Francisco Rendón, secretario de Miralles, que a la muerte de éste ocuparía su cargo en Estados Unidos como intendente, al hacer llegar los suministros que enviaba España a los patriotas norteamericanos.

Todavía hay muchos españoles, peninsulares y americanos, cuya contribución a la independencia de los Estados Unidos está en vías de salir a la luz, pendientes de una recuperación histórica.

“El carácter secreto de esta ayuda económica -hay que recordar que España no estaba oficialmente en guerra con Inglaterra- hace que hoy sea imposible calcular las cantidades de dinero enviadas por España y qué parte de esos capitales salían directamente de la fortuna privada de Miralles. El hecho de que estos trasvases de dinero se realizasen a través del conde de Aranda, embajador español en París, ha llevado a muchos historiadores americanos al tremendo error de confundir dicha ayuda con la que los independentistas recibían de Francia.”

VICENT RIBES. Catedrático de la Universidad de Valencia.


Por su parte, el general francés, Jean-Baptiste Donatien de Vimeur de Rochambeau (1725-1807), para los amigos conde de Rochambeau, agradeció al Ministro español, el conde de Aranda, la ayuda proveniente de La Habana que fue decisiva en la batalla de Yorktown (1781), "la alegría fue enorme cuando recibimos el dinero desde La Habana". Batalla en la que es poco conocida la participación de compañías de soldados españoles del Regimiento Fijo de La Habana, y Pardos y Morenos de La Habana. Una victoria que no podría haberse logrado sin el control español de toda la cuenca del Mississippi por donde llegaban los suministros a los norteamericanos. Este abastecimiento español hizo posible resistir al ejército norteamericano, de otro modo George Washington habría perdido sus fuerzas ante el creciente número de deserciones que se estaban produciendo al carecer de medios y estipendios. No sólo eso, las victorias militares de Bernardo De Gálvez bloquearon cualquier ofensiva de las fuerzas inglesas por el Oeste y el Sur de las Trece colonias, procuró suministros, inteligencia y equipamiento militar a los norteamericanos. Los españoles asestaron tremendos golpes y mantuvieron ocupados a las tropas inglesas que no pudieron concentrar fuerzas ni dar eficaz respuesta a los ejércitos de Washington.

Lo mismo cabe decir de Fernando De Leyba (1734-1780), el héroe que protegió la retaguardia española desde San Luis de Illinois -a 1000 Km al Norte de Nueva Orleáns- con apenas unas decenas de efectivos frente a tropas angloindias de unos 1500 hombres, cubriendo las espaldas de Bernardo De Gálvez, en una heroica resistencia en el que pereció exhausto. Fue la primera vez en la historia que españoles y estadounidenses lucharon juntos, éste episodio también ha merecido un breve desarrollo que he añadido a este artículo.

Y como no destacar al segoviano Luis De Córdova (1706-1796), Segundo Capitán General de la Real Armada Española, que asestó al poderío naval británico enormes reveses con la captura de escuadras inglesas, en total más de 70 navíos entre los años 1780 y 1781. La más espectacular fue en 1780, al soprender a un convoy enorme de 55 naves. La "caza general" fue excelente, apresando 52 barcos.





Eran tantos los navíos apresados que no cabían en el puerto de Cádiz, la bolsa de Londres se desplomó por la cantidad de botín que fue obtenido, -fue uno de los mayores desastres logísticos en la historia de la marina inglesa-
. En 1781 atrapa otro convoy en el Canal de La Mancha. Hechos que por supuesto, como muchos otros relevantes, tristemente nadie conoce, porque a España se le da bien ocultar sus logros, y muy bien creerse toda la propaganda falaz de sus enemigos históricos, tan bien como a Inglaterra tapar sus colosales derrotas. Una labor de ocultación que debió ser muy intensa por parte de algunos historiadores anglosajones, todavía hoy, caso del despistado "hispanista" Henry Kamen que entre otras mezquindades finge que no existen los héroes españoles, la patraña del británico fue replicada con soltura por parte del escritor y periodista español Arturo Pérez-Reverte. Lo cierto, es que somos víctimas de una tremenda ignorancia, las mayores derrotas británicas frente a España como el de la Contraarmada (la Invencible inglesa) de 1589, o el descalabro de la Royal Navy en Cartagena de Indias (y Santiago de Cuba) de 1741 apenas son conocidas mundialmente y fueron derrotas militares más grandes y humillantes que el desastre de la archiconocida Felicísima Armada de 1588. En realidad el desastre de la española Invencible fue esencialmente causado por las terribles tormentas, y al contrario de lo que se piensa erróneamente, no supuso merma alguna de la hegemonía española, no trastocó en absoluto al que fue el primer imperio oceánico de la historia.


Otro gran estratega español, se sumó directamente a la campaña final de Gálvez, fue la del Mariscal de Campo Juan Manuel Cajigal y Monserrat (1739-1811) nacido en Santiago de Cuba, Cajigal la punta de la Lanza de España, otro de los más brillantes jefes militares de todos los tiempos. Participa en el sitio de Gibraltar y se unió a Gálvez como Lugarteniente General, segundo comandante, con su Regimiento al sitio de Pensacola, encabezando el asalto del Fuerte George con los Fijos de La Habana, el Regimiento del Príncipe, los Batallones de Pardos y Morenos y los granaderos de los Dragones de La Habana, que arrasaron esta posición inglesa.


Un año después, en 1782, Juan Manuel Cajigal, ascendido a Teniente General de los Reales Ejércitos, tomará y expulsará a los ingleses de las Bahamas ocupando New Providence. Su expedición formada por más de 2500 soldados es escoltada por buques norteamericanos, su operación será tan sorprendente y fulminante que el contingente formado por unas 50 naves no sufrió baja alguna, supuso un rotundo éxito al obtener este punto geoestratégico tan importante en el Caribe, consolidando el plan dispuesto por Gálvez. Tuvo que regresar precipitadamente a La Habana para rechazar con contundencia una contraofensiva de la flota inglesa del Almirante Rodney que fracasa ante las férreas defensas españolas.

Estos son sólo algunos de los valientes hombres que luchaban por España en las postrimerías del siglo XVIII. Ahora centrémonos en nuestro protagonista Bernardo De Gálvez. Es poco conocido que durante la celebración de la Independencia no sólo desfilaba junto a George Washington franceses como el famoso La Fayette, a la derecha de George Washington desfilaba Bernardo De Gálvez, incluso se trajo el navío que encabezó la invasión de la bahía de Pensacola, con el que protagonizó el acto heroico más importante y célebre de toda su carrera militar cuya gesta relatamos líneas más abajo y cuya arenga más célebre forma parte del título de nuestro post.



La trayectoria de Bernardo De Gálvez.
Bernardo De Gálvez tenía experiencia militar a los dos lados del Atlántico, desde muy joven participa en la guerra con Portugal. En Francia completa su formación militar y en el año 1769 es enviado al Virreinato de Nueva España que estaba a cargo de su tío José De Gálvez. Aquí Bernardo De Gálvez es nombrado capitán del Regimiento de la Corona con el objetivo de proteger las Provincias Internas (la Alta y Baja California, Sonora, Coahuila, Nueva Vizcaya, Nuevo León, Texas, Nuevo México y Arizona) que abarcaba una vastísima extensión de unos 2 millones de km2 que eran hostigadas por algunas tribus como los apaches. La defensa se organizaba en fortines llamados presidios y guarniciones llamadas presidiales, los soldados o Dragones de cuera (en imagen inferior) -denominados así por el chaleco blindado que utilizaban de varias capas, hasta ocho pieles de venado curtido, servían como protección efectiva contra las flechas de los apaches y los opitas-. No era un militar convencional, una de sus frases que ha quedado para la posteridad fue "Los españoles acusan de crueles a los indios, no sé qué opinión tendrán ellos de nosotros. Quizás no será mejor y sí más bien fundada". Una visión que testimonia cierta comprensión hacia el otro.

Debido a las heridas que sufrió y una mala caída del caballo durante el servicio en Nueva España regresa a la Península en 1772. Su reputación sigue creciendo y en 1775 destaca en una heroica acción en Argel donde es malherido nuevamente. De nuevo, en América, en 1776 Gálvez es nombrado Coronel del Batallón Fijo de Luisiana y el mismo año es asignado gobernador interino de la Luisiana, cuya capital era Nueva Orleáns.

Justo en el momento que se inicia la guerra de la Independencia de Estados Unidos Bernardo De Gálvez era Gobernador de la Luisiana, y contaba con el recién creado Regimiento Fijo de Luisiana. Originalmente constituido como batallón Fijo de la Luisiana, expresamente fundado para controlar tan vasto territorio en 1765. Cuando en 1777 se añade el segundo batallón pasa a denominarse Regimiento Fijo de Luisiana. La acción de estas fuerzas se sabía que era limitada por lo que precisaban del apoyo de las milicias locales de Nueva Orleáns que funcionaban desde 1775 constituyendo su propio batallón de Infantería. Asimismo, su carisma y afable personalidad logró que muchas tribus indias que pudieran unirse a los ingleses se mantuvieran neutrales como demuestra un documento de la Sociedad Histórica de Missouri en el que se fija un pacto con una tribu Sioux del Lago.



- o O o -

LAS OPERACIONES MILITARES.

Un difícil comienzo, huracanes y autoridades ineptas.

El 16 de junio de 1779 España entra oficialmente en guerra contra Inglaterra, un suceso que era esperado por el gobernador de Luisiana, se había preparado muy bien, estaba dispuesto a lanzar una gran ofensiva que había planificado detenidamente para recuperar las Floridas. Hacia tiempo que colaboraba con la causa norteamericana, sin embargo, un terrible huracán, no será el único al que se enfrenten y perezcan los españoles, devastó Nueva Orleáns, donde siempre han existido catástrofes de esta naturaleza al margen de la propaganda del institucionalizado fraude global del cambio climático. El primer huracán que citamos desbarató la organización de su campaña, destruyó la flota y su base de operaciones, suministros, segando vidas y arruinado sus planes. La operación se tornó complicada por no decir impracticable, siglos antes de 2005 ya existían muchos huracanes "Katrina" que devastaban Nueva Orleáns. Pese a la catástrofe, Gálvez marchó con todo lo que bien pudo aprovechar, ahora tenía una importante desventaja numérica de efectivos, sin apenas recursos para llevar a cabo tan ambiciosa empresa. Gracias al estudio del Archivo General de Indias investigadores españoles han podido reconstruir la frecuencia de los huracanes e intensas tormentas desde el siglo XVI, al parecer la segunda mitad del siglo XVIII, el período 1766-1780 fue particularmente intenso en huracanes. Los documentos proporcionan descripciones detalladas sobre el impacto de estos huracanes como el número de víctimas y los daños materiales, con lo que se ha podido estimar su categoría y además la noticia de otros muchos de los que no se tenía constancia (se han hallado hasta 70 nuevos huracanes entre los siglos XVI y XVIII).

Los refuerzos nunca llegaban, tuvo que denunciar a sus pusilánimes superiores de La Habana, instalados en la desidia, la envidia o la ineptitud, hasta que por fin fueron destituidos. Los refuerzos por fin llegarían en la batalla final. Hasta entonces, inició el ataque con medios muy precarios y limitados, abasteciéndose con lo poco que encontraba durante el avance, incorporando aliados a lo largo del camino. Logró reunir un pequeño ejército multiétnico integrado por 1400 hombres, sólo 500 eran soldados y de éstos tan sólo 200 duchos en combate, los demás eran voluntarios indios, negros y una decena de rebeldes norteamericanos de las Trece colonias al mando del irlandés Oliver Pollock, que fue el representante comercial del Congreso, delegado de las Trece colonias, el agente norteamericano y amigo de Bernardo De Gálvez, al que acompañó en la toma de todos los fuertes ingleses en el río Mississippi así como en la heroica toma de Pensacola.


El origen del dólar americano. El “Spanish Milled Dollars”.
Las relaciones comerciales entre España y Estados Unidos estuvieron ligadas a las gestiones de Oliver Pollock, hasta el mismo diseño $ de la nueva moneda americana, el dólar, tiene su origen en el reverso de los “Spanish Milled Dollars” (dos columnas de Hércules y la cinta con el lema “Plus Ultra”). Debido a que Inglaterra prohibió acuñar moneda propia a las colonias, éstas tenían que utilizar el trueque u otras monedas, locales y extranjeras.

La moneda que más circulaba en las colonias fue el dólar español, el Spanish Dólar (foto inferior), el Real de a ocho, moneda de plata creada por los Reyes Católicos), que desde 1500 se acuñaban en las ricas colonias españolas de México y Perú, y que además se convirtió en la primera divisa de uso mundial, apreciada y asumida por comerciantes de todo el mundo, los chinos sólo aceptaban esta divisa en sus transacciones. Fue la primera moneda de curso legal en Estados Unidos hasta 1857, pero además del dólar español derivó el dólar canadiense, el yuan chino así como monedas de Hispanoamérica y de Filipinas. La vital ayuda financiera española sostenía a las inestables economías de las Trece colonias sublevadas, los Trece estados norteamericanos dependían de los «Spanish milled dollars».




- o O o -


En agradecimiento por la ayuda prestada por Gálvez a las Trece colonias, Oliver Pollock propuso al Congreso la realización de un retrato de Bernardo De Gálvez para que ocupara un lugar de honor por su apoyo a la causa norteamericana, así quedó establecido en la Resolución acordada en 1783 por el Congreso, promesa que ¡no se ha visto cumplida hasta el año 2014!.

“La proposición que vuestra merced me hace de enviar mi retrato al muy ilustre y honorable Congreso... es una evidente prueba que vuestra merced me da del afecto personal que le merezco y del interés con que mira la gloria de mi Nación. Por todo ello repito a vuestra merced las más atentas gracias”.
Respuesta de Gálvez a Pollock. Minuta. Nueva Orleáns, 19 diciembre de 1779. AGI, CUBA, 112, fol. 567 r.

El primer ejército multirracial de América.

Frente a la adversidad, ante la escasez de tropa disponible, Bernardo De Gálvez decide incluir en sus filas a cualquiera que desee participar en la expedición que expulsaría a los ingleses. Así se crea el primer ejército multiétnico en América, con la más amplia gama de procedencias y estratos sociales, donde cristalizaba el deseo de hacer frente al enemigo común, que era el imperio británico. Este ejército estaba integrado por criollos, mestizos, norteamericanos, franceses, mulatos y negros afroamericanos, e indios americanos. Junto al crisol de españoles de muchas actuales comunidades, estaban los Morenos de La Habana, alemanes, irlandeses, unos 30 voluntarios norteamericanos de la marina de Carolina del Sur y otros venidos de Texas, muchos soldados mexicas -entre sus altos oficiales estaba un descendiente de Moctezuma llamado Gerónimo Girón (1741-1819) y llegó a ser Mariscal de Campo-, dominicanos, puertorriqueños, cubanos, indios de Arcadia, Atacapas, Punta Cortada, Opeluzas...

Las campañas hacia la toma de Pensacola.

Su campaña militar comienza con la toma Fort Bute en Manchak (Luisiana), a orillas del Mississippi, tras una dura marcha forzada de 11 días, consiguen sorprender a los ingleses que se rinden sin luchar. En esta guisa el comandante andaluz sin efectivos suficientes, el paludismo era otra dificultad añadida, estaba decidido a consumar la conquista de los principales objetivos de la región, que fueron las bahías de Mobile (La Movila) en Alabama, y la de Pensacola (Panzacola), en la costa del golfo de México del actual estado de Florida. En su camino, el general Gálvez se hace con el fuerte inglés New Richmond en Baton Rouge y Panmure en Natchez, situados en la orilla oriental del Mississippi, con una astuta distracción que desvía el fuego de los cañones ingleses y le permite colocar ventajosamente artillería e infantería que acabarían con las defensas británicas. La posesión de estos enclaves significaba que hacia septiembre de 1779 los españoles controlaban este río. Por este inteligente ardid Bernardo De Gálvez es ascendido a Mariscal de Campo.

En este mapa se observa la ubicación de las fortificaciones inglesas (en rojo) antes de ser tomadas en las campañas de Bernardo De Gálvez para la recuperación de las Floridas.


Decidido a eliminar la presencia británica del golfo de México parte hacia Mobile con 14 barcos con 1200 efectivos, pero sucede otro desastre natural cuando llegan a su bahía, nuevo devastador huracán hunde 6 navíos y perecen cerca de 400 hombres. El general Campbell, enterado del naufragio español partió con un millar de ingleses para acabar con los supervivientes. Pese a todo, Gálvez no desiste, recibe 200 soldados de refuerzo y aún en inferioridad numérica, ante al escaso apoyo y desdén de sus superiores que envidiaban sus triunfos, y frente a las inclemencias del cambio climático universal -porque el cambio climático actual es cualquier cosa menos excepcional-, Gálvez rehace sus tropas. Contra toda adversidad, se lanza al asedio del fuerte Charlotte abriendo brecha. En Primavera de 1780 se rendía el fuerte Charlotte que defendía Mobile ante los ojos del general Campbell que llegó tarde con los refuerzos. Las derrotas británicas se acumulaban por doquier, en Agosto de 1780, como ya hemos mencionado Don Luis De Córdova captura un doble convoy muy importante destinado a los ingleses de Norteamérica y de la India, otro de tantos enormes desastres de la marina naval británica, se hicieron 3000 prisioneros, se obtuvieron 80.000 mosquetes, 3.000 barriles de pólvora, vestuario y equipación para 12 regimientos de infantería, y ¡1 MILLÓN de libras esterlinas en lingotes y monedas de oro! (además de los 52 navíos capturados que tenían un valor estimado de ¡600.000 libras!), el mayor desastre logístico de la historia naval británica. Al año siguiente capturó otro convoy británico con 27 barcos, por si no habían tenido suficiente.

"Tengo el gusto de felicitar a vuestra merced de los importantes favorables sucesos de las armas de su Majestad Católica, que espero sean preludios de otros muchos más decisivos, no tan solamente a favor de los intereses más inmediatos de su Majestad y de la causa común, sino que también ocasionará una favorable influencia en las operaciones de los Estados del Sur en la actual coyuntura”.

Carta de Agradecimiento. GEORGE WASHINGTON. 1780.



Ya sólo quedaba tomar Pensacola, la campaña final se organiza en La Habana, de nuevo la primera ofensiva contra Pensacola se ve frustrada por otro violentísimo huracán, moneda corriente dentro de la variabilidad natural que continúa hoy, pues allá por 1561, casi dos siglos antes los españoles tuvieron que abandonar un asentamiento en Pensacola por los violentísimos huracanes que nos venden hoy como anormales. Una vez más, en febrero de 1781, Gálvez partirá de La Habana hacia Pensacola, batalla que veremos a continuación, tras la descripción de la pintura.

Descripción de la obra

Autor: Augusto Ferrer-Dalmau. (Reproducciones a la venta en Historical Outline).
Título: Por España y por el Rey, Gálvez en Pensacola.
Dimensiones: 1,8 x 1,5 metros (cuadro al completo)

En la batalla de Pensacola en Mayo de 1781 el general español dirigió magníficamente sus fuerzas en una operación anfibia contra el fuerte y la plaza de Pensacola, derrotando a los generales Campbell y al comandante en jefe Chester, gobernador y vicealmirante de toda la Florida occidental que además fueron apresados, recuperando para España las "Dos Floridas", la peninsular y la continental. Miles de prisioneros fueron llevados a La Habana. En las operaciones militares contra Pensacola participó también el legendario Regimiento Soria, el hoy más antiguo regimiento de Europa (es el antiguo Tercio de Zamudio, luego denominado Nápoles, y desde 1643 llamado "Tercio de la Sangre" por su heroico valor en la batalla de Rocroi, recio mientras los aliados alemanes e italianos salían huyendo). Es famosa la respuesta de un oficial del tercio español que sobrevivió a esta masacre cuando le preguntaron cuántos eran al comienzo de la batalla. No tenéis más que contar los muertos. Fue la respuesta. Nadie huye, todos luchan. Que la sangre corra protegiendo el reino. Ciento treinta y ocho años después el "regimiento sangriento" presentó la misma determinación y valor en la victoria de Pensacola.


Ahí estaba, el Mariscal de Campo Bernardo De Gálvez, plasmado en el centro, observando al enemigo en fuga, emana la calma de un estratega, la autoridad de un oficial en el campo de batalla. En la pintura aparece el Regimiento de Navarra, que era el más numeroso (eran 672 soldados), con sus uniformes blancos con vueltas rojas, los infantes del Regimiento Fijo de la Luisiana con sus puños azules. No podían faltar, ni mucho menos, como siempre han luchado a lo largo de su historia por España, su patria, los catalanes, el regimiento II Ligero de Cataluña, un contigente de 228 hombres, representado por un soldado de azul con divisa amarilla, a la derecha, con bigote. En unos tiempos en que la realidad de la existencia de España no era discutida ni corrompida por extravagancias secesionistas. Entre las tropas hispanoamericanas destacaban los soldados negros del batallón de Morenos de La Habana, que eran hombres libres, excelentes tiradores, que luchaban con una casaca azul (representado por un soldado negro situado a la izquierda tras el cañón, sujetando a un herido).

Según ha declarado el autor el cuadro representa: "uno de los ataques británicos a las posiciones españolas que cercaban Pensacola, intentando romper el cerco, y su puesta en fuga dejando sus muertos y bandera abandonados en el parapeto hispano".


En esta otra representación, sargento y fusilero del II Regimiento Ligero de Cataluña.















Los capitanes de navíos españolas dirigidos por muchos vascos y catalanes.
En esta culminante acción el general malagüeño llegó a reunir más de 8000 hombres, del entorno hispanoamericano, y de muchas partes de España, de las actuales comunidades autónomas. Cabe decir que entre los capitanes de los navíos españoles estaban vascos como el Almirante Calvo de Irazábal al mando del San Ramón, el capitán Aristizábal al mando del Nuestra Señora de la O, otros capitanes como Manuel Bilbao del Santa Teresa, Manuel Goicoechea del Cayman. Entre los capitanes catalanes estaban Mariano Fontrodona, Juan Vilaró, Jaime Fornell, Cristobal Rosell, Jaime Tremoll, Rafael Ferret, Josef Antonio Gatell, Félix Grau, José Soler, José Blanch, todos compatriotas, todos los españoles unidos luchando codo con codo.

Esta es la realidad unitaria de los actuales andaluces, castellanos, catalanes, extremeños, vascos, canarios, aragoneses, navarros, cántabros... y tantos otros que participaron y lucharon por su patria, España, como el que más en todos los avatares de la historia hasta el actual país del que forman parte desde antaño con un extraordinario y muy antiguo pasado en común.



En el cuadro aparece una bandera legendaria, la bandera del imperio español, el primer imperio global de la historia, una Cruz de Borgoña o Aspa de San Andrés de color rojo sobre fondo blanco que estuvo vigente desde 1506 hasta 1843. La actual bandera española nació en el siglo XVIII, el 28 de Mayo de 1785, cuando Carlos III introduce la actual bandera roja y gualda para la Marina de Guerra con un escudo simplificado. No se trata de una bandera real, sino de la bandera Nacional de España, como puede contemplarse en la imagen, escogida entre 12 modelos por concurso. Un segundo modelo de fondo amarillo con dos barras rojas en el centro fue seleccionado para la Marina mercante. A día de hoy, tras más de 230 años de historia, los colores de esta bandera son confundidos por los partidos políticos radicales y más incultos con la dictadura franquista que tuvo lugar ¡en el siglo XX!.


Pensada principalmente para distinguir con mayor claridad en la lejanía el pabellón de los navíos españoles que se confundía con otras banderas, se cañoneaban y hundían barcos por error y luego había que pagar los daños, problema compartido con otras naciones europeas. Se extiende su uso y se decide desde 1793 que ondee también en puertos, fuertes y costas del imperio español. Será un sentimiento patriótico lo que hace utilizar al pueblo español la moderna bandera de España que usaba el ejército frente a la invasión napoleónica, la querida bandera será oficializada como los colores de las Cortes de Cádiz y de la milicia nacional. En 1843 por el Real Decreto del 13 de Octubre se reconoce también como nacional la bandera de España, lo que representa a la monarquía era el escudo, por eso en la I República española los colores nacionales siguieron siendo el rojo y gualda.

- o O o -


El lienzo ha sido donado al Museo del Ejército español, en el Alcázar de Toledo, se titula "Por España y por el Rey, Gálvez en Pensacola". “Por España y por el Rey” era el tradicional grito de guerra de los ejércitos españoles, herederos de ese inherente carácter aguerrido de los pueblos prerromanos, los hispano-romanos, y su unión con los visigodos que dieron origen al primer reino de España (Spaniae Regno) en pleno siglo VI, un reino históricamente configurado que será la patria deseada por los godos y los hispanorromanos, que conformaron la comunidad de los hispani, su extensión territorial completó toda la península ibérica e incluso más allá del Pirineo, algo que se ignora desde las más indocumentadas poltronas académicas, pero que será objeto de futuras publicaciones, muy necesarias.

- o O o -


EL HEROICO SACRIFICIO DE FERNANDO DE LEYBA. Por primera vez en la historia españoles y patriotas norteamericanos luchando hombro con hombro. ¿Quién cubrió a Bernardo De Gálvez por la retaguardia? Sería lógico pensar si hubo una ofensiva inglesa para neutralizar a Gálvez por el Norte, desde Canadá. Pues sí, la hubo, el 28 de Mayo de 1780. Pero pocos conocen este hecho. Una vez más, ha salido a la luz la figura heroica de otro español, nacido en Ceuta, cuya historia había estado oculta. Se trata de otro valeroso personaje llamado Fernando De Leyba Vizcaigaña (1734-1780). Un Teniente Coronel, al mando de Gálvez, que junto a miembros de su familia, con tan sólo una veintena de soldados del Fijo de Luisiana, reunió a decenas de norteamericanos venidos de las colonias sublevadas, conoció personalmente al general norteamericano George Rogers Clark, se habla incluso que tuvo un romance con la hermana del Teniente Coronel español, Teresa De Leyba. Fernando De Leyba también fue apoyado por una improvisada milicia francesa –con un total de 300 defensores- resistieron en San Luis de Illinois (actual Saint Louis, Missouri, USA), una villa situada a más de 1000 Km al N. de Nueva Orleáns-, el embate de un ejército de unos 1500 efectivos: británicos, milicianos canadienses e indios aliados –entre ellos 200 Sioux-. Los ingleses y su contingente indio no pudieron tomar la villa y decidieron retirarse, aunque los Sioux, rechazados a la primera descarga de mosquetes, dejaron horrible espectáculo de mutilaciones de aquellos que sorprendieron extramuros. Este otro histórico spin-off de las operaciones de Gálvez ha sido recreado por Cristóbal Tejón en un libro titulado “La llave olvidada”, otra necesaria novela histórica dispuesta a desafiar la tremenda incultura que pesa sobre el imperio español. Gracias a la férrea resistencia que opuso Fernando De Leyba gastando toda su fortuna personal en el empeño, permitió al gobernador de Luisiana, Bernardo De Gálvez, efectuar sus campañas con la retaguardia cubierta, hacia la recuperación de las Floridas. Fernando De Leyba murió, exhausto por el asedio, ya consumido por una enfermedad que padecía, posiblemente malaria, no le impidió manejar el cañón de una de las torres en la batalla del fuerte San Carlos, que defendía la ciudad de San Luis.

Traducción de la Placa Conmemorativa en San Luis (Estado de Missouri, USA). Homenaje a Fernando De Leyba. (Foto inferior)
"26 Mayo 1780 – 17 Junio 1946"

“Cerca de este punto el destacamento del Fuerte San Luis, erigido en 1780, fue atacado en Mayo de 1780 por los británicos e indios, y defendido exitosamente por el español de la Guarnición Fernando De Leyba. Esta victoria evitó que Gran Bretaña tuviera el control del Mississippi en los últimos años de la Revolución Americana."

"Esta placa fue colocada por la Sociedad General de los Hijos de la Revolución.“




- o O o -


El intrépido asalto de la bahía de Pensacola.
¿De dónde procede el lema "Yo solo"?

El mote del blasón “Yo solo” puede leerse en el escudo de armas de Bernardo Gálvez. La expresión procede de una valiente y singular hazaña a bordo de su barco tomando la iniciativa cuando nadie se atrevía a avanzar. «Yo Solo» es el lema que Carlos III le concedió por su decisiva intervención en la batalla de Pensacola. Ampliamos en detalle esta parte porque en la imagen del blasón completo no se aprecia.

Una vez asegurada la isla de Santa Rosa, que protegía el sector sur de la bahía de Pensacola, tocaba adentrarse y realizar el arriesgado desembarco para asediar los tres fuertes que defendían la ciudad de Pensacola, cuya conquista será la proeza por la que más se le conocerá desde entonces. En esta tesitura la escuadra española debía abrir fuego para proteger esta operación, pero para ello debía entrar en la bahía. El problema era que el acceso se realizaba a través de un estrecho canal aún protegido por el fuerte de Barrancas Coloradas sembrado con 11 piezas de artillería que suponían un serio riesgo para la empresa.



En este mapa observamos la isla de Santa Rosa (en la parte de abajo, la isla alargada), la toma de esta posición evitó que el estrecho canal fuese objeto de fuego cruzado al paso de las naves españolas. Afortunadamente la posición de Santa Rosa fue asaltada y neutralizada sin baja alguna, había sido descuidada por los ingleses. Amenazantes aguardaban las baterías de Barrancas Coloradas, el último puesto centinela del otro lado del canal.


Para superar en buena medida esta peligrosa defensa sólo había que avanzar sin despegarse de la isla de Santa Rosa, pero con riesgo de encallar, aún resultaba arriesgada la incursión en una bahía repleta de navíos ingleses.


En esta guisa los mandos de la escuadra española, al mando de José Calvo De Irazábal temían encallar y ser presa fácil de la artillería enemiga, por lo que se prohibió el acceso por tan peligroso estrecho. El propio buque insignia de José Calvo, el San Ramón, había topado con un banco de arena, y por si no era suficiente motivo, se acercaba una tormenta tropical, por lo que el comandante de la escuadra no estaba dispuesto a correr semejante riesgo y rechazaba la autoridad del jefe de la expedición, que no era otro que Gálvez. Por lo que intercambiaron duras palabras enzarzados en una ardua discusión.










Podemos pensar que ningún comandante en su sano juicio llevaría un barco a embarrancar. Pero Bernardo De Gálvez (retratado abajo, a la izquierda) no era un temerario, sino un magnífico estratega, había ordenado al capitán del Galveztown, Pedro George Rousseau (retratado abajo en la imagen derecha) sondear bien el canal para comprobar que el acceso era viable, y verificó que tenía fondo suficiente incluso para el paso de navíos de línea.

Por otra parte observó que los cañones ingleses estaban demasiado altos –al resguardo del oleaje-, por este motivo no permitían el disparo directo a un objetivo que estaba a unos 1800m, por lo que tenían que tirar con demasiado ángulo restando precisión.


Ante la tensa discusión el malagüeño de Macharaviaya decidió forzar la situación lanzándose a conquistar la bahía a bordo de su bergantín, el Galveztown, que era una nave inglesa corsaria capturada en el Mississippi, la West Florida, y que fue entregada por Oliver Pollock a Bernardo De Gálvez como regalo de los norteamericanos. En este punto reside cierta confusión en las fuentes y relatos que he podido revisar, al parecer había dos barcos llamados Galvestown, pero no he podido aclarar si fue el antiguo West Florida con el que obsequiaron a Gálvez el que penetró en la bahía de Pensacola. En la siguiente imagen, el bergantín Galveston, pintura de Carlos Parrilla Penagos.

La negativa de Calvo a penetrar en la bahía decepciona a Gálvez que sabe que sin apoyo de la artillería naval el asalto por tierra estaría condenado. Es aquí cuando el comandante malagüeño envía al capitán Calvo un mensaje que es a la vez un desafío al coraje, una arenga de valor, un ultimátum que ha quedado grabado para la posteridad. Este mensaje fue recogido en sus memorias por Miranda, un oficial español, fue dicho verbalmente ante Calvo y la oficialidad en el alcázar del San Ramón, la nave insignia de la mentada escuadra española.


“Una bala de a 32 recogida en el campamento, que conduzco y presento, es de las que reparte el Fuerte de la entrada. El que tenga honor y valor que me siga. Yo voy por delante con el Galveztown para quitarle el miedo.”

BERNARDO DE GÁLVEZ. Arenga al mando de la Escuadra española que no se atreve a entrar. Por esto asumió el mando tomando la iniciativa, él SOLO, porque ningún mando se atrevía. Éste es el origen del mote YO SOLO que le otorgó Carlos III al escudo de Gálvez.


Y así fue como Bernardo De Gálvez –inmortalizado en esta escultura de Salvador Amaya- a bordo de su navío y otras tres naves de Nueva Orleáns -una balandra y dos lanchas cañoneras- se aventuró para forzar las defensas inglesas que abrieron fuego repartiendo balas a mansalva. Él tomo la iniciativa, el sólo, porque ningún mando se atrevía a hacerlo, así que Gálvez izó su bandera de comandante y avanzó, atrajo todo el fuego enemigo, y además no sufrió daños. Al ver tal despliegue de valor y determinación, y por no ser seguramente recordados los marinos españoles que se quedaron atrás como cobardes le siguió después toda la escuadra. Por algo la Infantería de Marina española, la más antigua del mundo, tiene como lema “valientes por tierra y por mar”, y posee una historia repleta de hazañas dignas de admiración.




Al mando de la balandra Valenzuela se encontraba el teniente de fragata Juan Antonio de Riaño y de la Bárcena (1757-1810), de origen cántabro, que no dejó sólo a Gálvez en esta hazaña, como muchos otros valientes marinos, merecen el mayor reconocimiento y honores. La figura de Riaño está siendo estudiada con gran interés por su valor y destreza en las campañas de Gálvez, así como por su carácter ilustrado amante y difusor de todas las ramas del saber, como matemáticas, música, vulcanología, agricultura, física, química, literatura de griegos clásicos y españoles. También dirigió sendas expediciones científicas, además se ha descubierto que fue el introductor de las primeras vacunas, como la de la viruela, en Estados Unidos, aunque no sabemos si esto puede considerarse una buena noticia después de todo lo que se está destapando sobre ellas. No es de extrañar que haya acaparado la atención y su figura haya cobrado enorme interés en México donde pasó sus últimos 23 años de vida.

En esta guisa la escuadra española se adentró con más seguridad en la bahía porque las baterías estaban ocupadas con otros buques. Como nota disonante ante tan valiente hazaña, Calvo de Irazábal, el jefe de la escuadra, abochornado, indignado, o excesivamente prudente, nunca se atrevió a seguirles, prescindiendo el resto del valor de su nave en el combate, y retornó a La Habana…

Asalto final. Más derrotas del imperio británico

El ejército español desembarcó el 9 de Marzo de 1781. La batalla de Pensacola había comenzado, la ofensiva se redobló el 22 de Marzo con la llegada de tropas terrestres desde Mobile al mando del barcelonés, hijo de una ilustre familia navarra, José De Ezpeleta (1742-1823), gobernador de la Mobile. Y la presencia de una nueva escuadra, primero se creyó que era inglesa, vamos comprendiendo por qué era necesaria una bandera nueva más distinguible en el horizonte.

Pero por ventura resultó ser una flotilla española enviada desde La Habana al mando del extremeño, nacido en Zurita, José Solano y Bote (1726-1806), (en la imagen, pintura de José Ferre Clauzel) que también cuenta con navíos franceses al mando del conde de Monteil, Francois Aymar (1725-1787), este convoy atravesó el canal por donde lo había hecho el Gálveztown bajo fuego de artillería inglés -más de 400 cañonazos de Barrancas Coloradas- que apenas les causa daños. Solano acudía raudo y dispuesto a ayudar al comandante Gálvez, por esta ayuda le sería otorgado años después el título de Marqués del Socorro. Desembarcan cerca de 700 marinos de la fuerza conjunta hispano-francesa para reforzar el asedio a Pensacola, último bastión inglés de Florida. En Abril reciben más refuerzos, desde Cuba el Mariscal de Campo Cajigal aparece con más de 3000 efectivos entre tripulación naval y regimientos.


Regimiento Fijo de Luisiana, en la batalla de Pensacola (también obra de Ferre Clauzel).












El ataque a gran escala contra las 3 fortificaciones británicas de Pensacola fue durísimo, Gálvez fue herido dos veces en este sitio. Uno tras otro los fuertes ingleses fueron cayendo, el Fuerte George fue el último en sucumbir, una granada hizo explotar el polvorín causando gran estrago como bien refleja la siguiente imagen, la ciudad se rindió el 10 de Mayo de 1781. Los españoles hicieron más de 1000 prisioneros británicos y capturaron 150 cañones. La bahía de Pensacola pasó a llamarse bahía de Santa María De Gálvez.


Asalto final al Fuerte George, avance de las tropas españolas junto a los Morenos de la Habana. US. Army Center for military History.















La toma de Pensacola fue uno de los golpes más graves al poder británico en América. Españoles, peninsulares y americanos, también derrotaron a los británicos en Costa Rica, Bahamas, Honduras, Nicaragua y Guatemala. Para el historiador Orwin Rush la toma de Pensacola fue “un factor decisivo en el resultado de la revolución y una de las batallas de la guerra ejecutadas más brillantemente”.

"El éxito de los españoles en el Oeste de Florida son un golpe muy importante que tiene una influencia favorable sobre nuestros asuntos en otras zonas".

GEORGE WASHINGTON


Esto tuvo consecuencias para la guerra de independencia norteamericana, la inestimable ayuda de España permitió al general George Washington la victoria de Yorktown, colonia de Virginia, y a sus aliados franceses la victoria en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos en octubre de ese mismo año 1781.

En Europa, en Julio del mismo año 1781, el duque de Crillon y Mahón, Luis Berton de Balbe de Quiers (1717-1796), al servicio de España, recuperaba para la Corona española la isla de Menorca, tras 69 años de dominación británica.


En septiembre de 1783 se firmaba en Versalles el Tratado o Paz de París (otro más), en la firma de este Tratado la delegación inglesa se negó a posar, que mal perder, por eso este lienzo está inacabado. En el Tratado de París Inglaterra reconocía la independencia de los Estados Unidos y la conquista española de Menorca y las Dos Floridas. Sin embargo, España tuvo que devolver las Bahamas y no recibió el prometido peñón de Gibraltar, que había sido usurpado durante la Guerra de Sucesión española, por un almirante inglés traidor al aspirante al trono de España, devolución que todavía sigue pendiente en la actualidad.

Premonitoria declaración del Conde de Aranda:

“Esta República Federal (Estados Unidos) ha nacido pigmea, por decirlo así, y ha tenido necesidad del apoyo y la fuerza de dos potencias tan poderosas como la Francia y la España para conseguir su independencia. Vendrá un día en que sea gigante, un coloso terrible en esas comarcas. Olvidará entonces los beneficios que ha recibido y no pensará más que en engrandecerse. La libertad de conciencia, la facultad de establecer nuevas poblaciones sobre inmensos territorios, así como las ventajas del nuevo gobierno, atraerán agricultores y artesanos de todas las naciones, porque los hombres corren siempre tras la fortuna, y en algunos años veremos con mucho dolor la existencia titánica del coloso del que hablo. El primer paso de esta potencia cuando haya llegado a engrandecerse será apoderarse de las Floridas para dominar el Golfo de México.”

PEDRO PABLO ABARCA DE BOLEA. CONDE DE ARANDA


Por sus méritos Bernardo De Gálvez fue elevado a Teniente General y se le otorgó el mando de las provincias de Luisiana y Florida Occidental, y fue nombrado Capitán General del ejército en las operaciones que se llevaran a cabo en América con el objetivo de perseverar en la lucha contra el imperio británico poniendo la mirada en la recuperación de Jamaica, que no se materializó por declararse el final de la guerra.

Los triunfos de Bernardo De Gálvez le valieron el título de Vizconde de Galveztown y Conde de Gálvez y poco después fue Virrey de Nueva España al fallecer su padre. Su brevísimo gobierno se caracterizó por su cordialidad y la protección del pueblo mexicano, que padeció una terrible hambruna originada por fuertes heladas que arruinaron las cosechas, fenómeno universal de variabilidad natural.

La otra cara del héroe: hombre de Ciencias y Humanidades.

Gálvez no dudó en afrontar esta crisis humanitaria provocada por las heladas utilizando su propio patrimonio, la fortuna heredada de su predecesor en el cargo, su padre, Matías De Gálvez (1717-1786), el fundador de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos en México, que también había triunfado en sus operaciones militares llevadas a cabo casi simultáneamente en Guatemala. Bajo el brevísimo gobierno de Bernardo De Gálvez como Virrey de Nueva España (1785-1786) en la ciudad de México se organizó la limpieza y cuidado de las calles, la terminación de la carretera a Acapulco para el tránsito de carruajes al puerto donde atracaban los navíos procedentes de Filipinas y China, y al mismo tiempo reactivó el campo con la intensificación de la producción de máiz y frijol para prevenir carestías. Asimismo prosigue las obras de la catedral de México y la construcción del palacio o castillo de Chapultepec. Realizó obras de beneficiencia y no dudó en utilizar la Real Hacienda para socorro y mejora de la vida de la gente más humilde.

Le encantaba mezclarse con el pueblo, famosos eran sus paseos que ponían en dificultades a su escolta. El pueblo admiraba y quería al nuevo virrey por la fama que le precedía y sus recientes hazañas, además de por su simpatía y carisma. Por desgracia, murió prematuramente, algunos piensan que fue envenenado, otros que fue la difteria la que acabó con su vida. Los últimos hallazgos apuntan que fue un parásito intestinal que se hizo crónico y que contrajo a su llegada a Nueva Orleáns. Fue despedido tan calurosamente por el pueblo con el mismo cariño y afecto que recibió en vida, México se inundó de pasquines sintiendo su fallecimiento y llegaron a publicarse hasta 16 libros que dan cuenta de la gran admiración de la que era objeto. Su mujer se llamaba Felícité de Saint Maxent, una rica criolla ilustrada de una familia de comerciantes, ambos fomentaron la vida cultural en Nueva Orleáns en la que destacaron las tertulias, el teatro como método educativo para crear una sociedad mejor, la música, y la tauromaquia, disfrutaba mucho viendo a mujeres toreras, incluso participó activamente en el ruedo, los toros fueron tan populares como lo es hoy el fútbol. Bernardo y Felicité tuvieron 3 hijos: Matilde, Miguel y Guadalupe.


Bernardo De Gálvez no sólo fue un político eficaz y un jefe militar excepcional, algunos críticos le confieren un carácter narcisista, egocéntrico, es difícil valorarlo, es posible que Gálvez se granjease enemigos que envidiaban sus éxitos así como una ideología ilustrada que tampoco despertaría mucha simpatía entre las autoridades. Otros autores, en cambio, destacan su afabilidad y sus inquietudes intelectuales, que le hicieron interesarse tanto por las humanidades como por la ciencia, impregnado por las ideas francesas de la Ilustración, cuyos trabajos pudo llevar a América clandestinamente, libros de filosofía, ópera, poesía, ensayos y obras científicas. Descubrimos que fue capaz de inventar una lancha diseñada para gobernar globos aerostáticos, una tecnología que quería aplicar al mundo militar. Este invento fue probado en el río Manzanares en marzo de 1784 y los resultados fueron publicados por la Royal Society de Londres.

En 1766 compuso una obra teatral llamada Jarabe de Pico, una pequeña representación en tono irónico que criticaba a la sociedad burguesa del siglo XVIII, que incluía además un baile. Jarabe de Pico es una expresión popular de América del Sur que hace alusión a una persona que habla mucho y hace poco, que no cumple sus promesas por lo que sus palabras no tienen valor, podría equivaler a charlatán, locuaz, facundo, en el peor sentido aplicado a personas que mienten y roban. Este entremés, muy divertido, lleno de enredos, ha sido adaptado por Eduardo Nieto y es representado actualmente por la compañía "Eventos con Historia" en distintas localidades malagueñas.

Nueva Iberia, fundada por malagüeños.
Los "isleños", los canarios en las ciudades de Luisiana.

Gálvez no fue el único malagüeño que se enamoró de América, numerosas familias españolas (malagüeñas y canarias), entre ellas de Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Coín, Torrox, Macharaviaya, Almáchar, Vélez-Málaga, Mijas (que incluía Fuengirola en aquel tiempo), Tenerife y Gran Canaria entre otras, se trasladaron a Nueva Orleáns. Fundaron asentamientos nuevos como Barataria (denominación sacada de un episodio del Quijote) que fracasaron por la presencia de huracanes que lo arrasaban todo, o Galveztown (no confundir con Galveston, Texas), en la que Gálvez también asentó refugiados ingleses que huían del conflicto norteamericano. La aldea no prosperó, sufrió huracanes, inundaciones, cuando no sequías, brotaron las epidemias de viruela, sarna, Barataria fue declinando hasta su abandono a inicios del siglo XIX.

Así los canarios sólo perduraron en dos nuevos asentamientos: el primero Valenzuela, en el que Carlos III trasladó muchos acadianos (de Acadia, una colonia de francocanadienses del NE de Norteamérica exiliados en 1755 por los británicos) que asimilaron a los canarios de Valenzuela, el peso francófono transformó muchos apellidos como Rodrigue (Rodríguez), D`Acoste (Acosta), o Plaisance (Placencia).

No sucedió de este modo con el asentamiento de San Bernardo (hoy St. Bernard Parish), al sur de Nueva Orleáns, donde los canarios predominaron así como su lengua y sus costumbres, aunque hoy día casi habían olvidado sus raíces, no su gastronomía o su lengua. A este respecto recientemente se ha estrenado el documental Isleños, a root of America que trata de recuperar las raíces perdidas de los canarios en esta parte del mundo. Tras el devastador huracán Katrina del 2005, la población de unos 70.000 habitantes ha pasado a 20.000 y sigue reduciéndose, muchas familias están emigrando de la ciudad en busca de lugares más seguros para vivir.

En 1779 unas 15 familias malagüeñas fundaron Nueva Iberia, al igual que las demás, a instancia de Bernardo De Gálvez. Situada en territorio de los Chetis Machas, una tribu nómada atakapa que practicaba canibalismo ritual, por lo que eran conocidos como "devoradores de hombres", lo cual no debió despertar mucho encanto, tampoco el huracán que la arrasó e inundó el mismo año, por lo que fue trasladada unas 8 leguas a otra parte más elevada. A día de hoy varios apellidos perduran, García, Lopez, Porras, Gary (de Garrido), Viator (de Villatoro), Segura, Romero, Prados, Miguez. En la actualidad se celebra un Festival Español que cada año organiza la Asociación Española de Nueva Iberia, en el que no faltan las tapas, una recreación histórica de la fundación, exposiciones, bailes, unos San Fermines american way (con vecinos disfrazados de toros), y en fin, que se lo pasan en grande. Gracias al hermanamiento de las ciudades de New Iberia con Alhaurín de la Torre, otras localidades malagüeñas quieren compartir el mismo honor, como Mijas (la misma entidad que hasta 1841 contenía a Fuengirola). Se han intensificado las visitas para conocer los lazos genealógicos de una y otra parte, se han colocado placas conmemorativas, hay intercambio de estudiantes, e incluso delegaciones de Nueva Iberia han visitado varios municipios malagüeños.

Bernardo De Gálvez fomentó la agricultura y el comercio en México como en California, Nuevo México y Texas siguiendo las líneas trazadas por su padre Matías y su tío José con viñedos y cepas de variedades autóctonas procedentes de Málaga (Andalucía, España). Será su otro tío, don Miguel De Gálvez (1725-1792), el impulsor de las exportaciones de vinos malagueños a las grandes cortes europeas. Los vinos malagüeños llegaron incluso hasta la corte de Catalina de Rusia, eran tan apreciados en las celebraciones rusas que estaban exentos de aranceles.


¿A quien debemos agradecer la recuperación de la figura histórica de Bernardo De Gálvez?
A la Asociación Bernardo De Gálvez y Gallardo, organización sin ánimo de lucro que preside Miguel Ángel Gálvez Toro, que desarrolla desde el año 2008 un Proyecto aprobado por la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo con el objetivo de recuperar la insigne memoria de tan egregia figura de la historia de España, que junto con su padre Matías y sus tíos José y Miguel tuvo un relevante papel en el gobierno de nuestra Nación bajo el reinado del Rey Carlos III. En el desarrollo de esta labor se ha contado con el mecenazgo del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales, del Ayuntamiento y la Diputación de Málaga así como de otras entidades.

Por su parte, en Estados Unidos, los esfuerzos de Teresa Valcarce, la gallega que vivió en Málaga y que reside en Estados Unidos fue clave para recobrar la memoria perdida, el honor que desde 1783 tenía concedido el malagueño que por fin ha sido reconocido siglos después. “No podía entender que en EE UU, donde invertimos tantísimo en reconocer a nuestros héroes de guerra y les dedicamos días nacionales, quedara uno en el tintero”. La localidad de Macharaviaya nombró hija adoptiva a Teresa Valcarce, integrante de la Asociación Cultural Bernardo De Gálvez por la recuperación y difusión de su memoria.

La fama se la llevaron los franceses, sobre todo Lafayette, pero la figura clave fue Bernardo De Gálvez. Sucedía que Carlos III no quiso por motivos geopolíticos que se supiera que ayudaba a los independentistas norteamericanos, por eso la gloria se la llevaron los franceses, que tuvieron una excelente propaganda, pero en realidad, sin quitarles su justo mérito su participación en hombres, recursos y financiación fue muy inferior a la española.

- o O o -


De izquierda a derecha, monumentos a Bernardo De Gálvez en Nueva Orleáns; una segunda en Mobile (Alabama); y en Washington, frente al Departamento de Estado, junto a los "Padres Libertadores", Avenida Virginia (Washington DC). Ya existe un proyecto para otro gran monumento ecuestre en la ciudad de Pensacola (Florida) cuyo diseño muestro al final del artículo.

- o O o -


La Historia silenciada.

¿Por qué en España desconocemos estos hechos tan importantes?

Concretamente esta historia no ha llegado debido a circunstancias coyunturales, hay que entender que Carlos III fue el último rey que precedió al ocaso de España que a inicios del siglo XIX estuvo bajo dominación napoleónica. Este hecho produjo enorme trauma y sólo unos pocos historiadores describieron la hazaña del general Gálvez en las Floridas. Por su parte, los historiadores franceses hablaron de la toma de Pensacola, del triunfo y nacimiento de la actual USA, pero diluyeron el protagonismo español a la vez que barrieron para su casa, engordando el papel de su país en esta hazaña.

Las acciones que hemos descrito tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XVIII, unos sucesos que para la historia española quedaron ensombrecidos por el éxito de la guerra de la Independencia norteamericana a pesar del enorme protagonismo y sacrificio español, y por la crisis profunda que afectó a España en el siglo XIX que sufre la invasión napoleónica. Las brillantes acciones militares que emprendió Gálvez contra toda adversidad, con valentía y tenacidad permitieron la victoria decisiva de las Trece colonias americanas, si bien, una vez logrado su objetivo, los estadounidenses no tardaron en revolverse contra el país que le había ayudado a nacer lo que ha llevado hasta hoy a un silencio oficial como bien señala el historiador cubano Salvador Larrúa-Guedes.

El papel crucial de la intervención española ha pasado desapercibido también por el hecho que Gálvez no tuvo un apoyo formal de España, porque la Corona no deseaba una guerra total con el imperio británico, tenía que actuar con prudencia frente a Inglaterra. España sólo pensaba en recobrar lo que había perdido en la guerra de los Siete años. Es verdad que la sublevación norteamericana produjo desde el primer momento una cierta simpatía española hacia los rebeldes, pero se estaba sopesando la magnitud y la importancia de lo que se avecinaba. Por este motivo desde Madrid se enviaron instrucciones a Bernardo De Gálvez, en este momento gobernador de la Luisiana, que en este tiempo abarcaba nada menos que 11 estados de los Estados Unidos actuales, para establecer contactos con las Trece colonias, así como espiar los movimientos de las fuerzas inglesas. En definitiva informar del alcance de los acontecimientos para contener, detener, neutralizar la expansión inglesa en América.

A nivel internacional es célebre el aliado francés, simbolizado en la figura de Gilbert Motier, más conocido como La Fayette, quien se llevó todo el mérito. Sin embargo, es importante destacar que muchos frentes franceses y norteamericanos fueron financiados con las arcas españolas. Es más, se ha desvelado que la contribución española en dinero, uniformes, armas, medicamentos y hombres fue superior a la francesa. Asimismo fueron la Armada española y francesa, financiada por España, al mando del Almirante De Grasse, las que lograron imponerse a la poderosa flota inglesa en esta contienda.


- o O o -


SORPRENDENTE FINANCIACIÓN ESPAÑOLA
a la Guerra de Independencia Americana.


Se estima que la Corona española y sus colonias en América aportaron ingentes cantidades, cerca de 8 millones de reales y 17 millones de maravedíes entre 1776-1778, sin poder determinar otras cantidades de naturaleza clandestina. Además se enviaron frazadas (mantas para el frío y la noche), alimentos, medicinas, armas, pólvora, para los generales Charles Lee y George Rogers Clark. En California fray Junípero Serra, fundador de las primeras misiones franciscanas, dedicadas a la evangelización, educación y protección de los indios, solicitaba a cada español contribuir con 2 pesos y a los indios con 1 peso para financiar a los 6000 soldados del general francés Rochambeau que luchaba junto a tropas de George Washington en la bahía de Chesapeake en Virginia.

Y nuevamente, agotados los recursos, en desesperada situación se hallaba la flota francesa y los contingentes de Virginia, hambrientos, muertos de frío, sin provisiones, que el almirante francés De Grasse tuvo que pedir ayuda a La Habana enviando a sus tres mejores fragatas. Se precisaban un millón de libras tornesas (moneda predecesora del franco). En unas 6 horas se recaudó todo el dinero, gracias a comerciantes, nobles caballeros, hasta las joyas de muchas damas de La Habana, con gran aportación de la Marquesa de Cárdenas. Fue entregado por Juan Manuel de Cajigal y Francisco Miranda a los franceses. Así pudo financiarse la última campaña de la guerra, la cual terminó con la capitulación de las tropas británicas firmada el 31 de octubre de 1781 en Yorktown. Esta importante ayuda traída desde La Habana fue crucial. Stephen Bonsal, historiador estadounidense afirmó que “el millón proporcionado puede ser considerado verdaderamente como el cimiento sobre el cual se erigió el edificio de la independencia.”

Una vez más la ayuda de Cuba fue determinante no sólo en el ámbito financiero, militar, fue puerto seguro para la protección, aprovisionamiento y reparación de los barcos norteamericanos. Para socavar la logística de los ingleses, el gobernador de Cuba concedió a muchos mercaderes con barcos armados una patente de corso para mermar la flota mercante británica.

Por su parte, el apoyo de Bernardo e Gálvez a la independencia americana fue tan generosa y tenaz que incluso convenció a Carlos III para que donara parte del dinero reservado a la construcción de la Catedral de Málaga (España) para la contienda. Por este motivo hoy día esta catedral tiene inacabada una torre. El enorme sacrificio humano y material aportados, así como como el crucial papel de la Armada Española fueron fundamentales en el nacimiento de Estados Unidos, hechos incontestables que pulverizan aquellas historiografías más indocumentadas que rechazaban la contribución española a la independencia de los Estados Unidos.


- o O o -



En esta nueva pintura se representa una escena de la Batalla de Chesapeake, antigua bahía de Santa María, ya explorada por el español, nacido en Toledo, Lucas Vázquez de Ayllón (1470-1526) un siglo antes que los ingleses, fue el fundador de San Miguel de Guadalupe en 1526, la primera ciudad europea de lo que serán los Estados Unidos.

La batalla de la bahía de Chesapeake –o II batalla de los Cabos de Virginia- fue completamente sufragada por España tuvo lugar el 5 de septiembre de 1781. Tras derrotar a los ingleses del fuerte George en Pensacola, Bernardo De Gálvez despide a la flota francesa a la que entrega 500.000 pesos de oro, la flota viaja veloz por el Atlántico hasta la bahía de Chesapeake, su presencia fue fundamental para apoyar a George Washington y derrotar a Lord Cornwallis en Yorktown el 19 de Octubre de 1781. Esta obra se halla en el Hampton Roads Naval Museum, Norfolk, Virginia.

En los tiempos que siguieron el destino de estas naciones, por un lado Francia permanecerá como gran aliada de los Estados Unidos forjando importantes vínculos durante el siglo XX mientras que España, quedaba al margen de las dos guerras mundiales inmersa en sus propios conflictos autodestructivos.

Los hispanoamericanos en la Independencia de los Estados Unidos.

Ha llegado la hora de que los ciudadanos españoles, así como los hispanoamericanos conozcan que la existencia de Estados Unidos no es un fenómeno ajeno a ellos, sino todo lo contrario, sin ellos no habría sido posible, por tanto su papel fue tanto o más valioso como el prestado por los franceses. Ahora que en Estados Unidos de la era Trump se ha desatado una absurda y demente hispanofobia contra lo “no americano” como si los hispanoamericanos no hubieran sido cruciales en la gestación de los Estados Unidos. Aunque parezca increíble la inmensa contribución de los hispanos a la Independencia de Estados Unidos está silenciada oficialmente por este país que se ha vuelto contra sus propios héroes que le ayudaron a nacer apoyando su causa. De todos los héroes anónimos y conocidos, Gálvez es quien ha corrido mejor suerte. Todavía queda por reconocer el esfuerzo económico y sacrificio de los pueblos hispanoamericanos, sin ellos tampoco habría sido posible obtener la victoria sobre los ingleses. Herencia española, peninsular y latinoamericana en Estados Unidos.

“…hay muchos documentos por descubrir…/…hispanos que viven en la parte de Nueva España que ahora es EE.UU., como Texas, Arizona, Colorado o Nuevo México, son descendientes de los que lucharon o eran soldados en esa zona y que no volvieron a España, sino que se quedaron allí y formaron familias, y no saben la historia que tienen.”

MOLLY LONG. Hijos de la Revolución Americana.


Pero sucede también que en España hay una tendencia a no reconocer la historia de sus héroes, o lo que es lo mismo, son los españoles los peores divulgadores de su propia historia, de sus propias hazañas y logros. La credulidad frente a las enormes calumnias, el acomplejamiento o el conformismo cobarde, el cainismo entre españoles y sobre todo la envidia de aquellos que no pudieron obtener ni arrebatar la hegemonía cultural y civilizadora del primer imperio global de la historia. Un imperio que no tuvo declive alguno tras el naufragio de la Gran y Felicísima Armada, el imperio que perduró más siglos que el imperio británico, muy ocupado escondiendo sus tremendas derrotas a manos de los españoles, muy numerosas por cierto, las gestas del imperio oceánico español están empezando a resurgir del olvido: 22 derrotas navales británicas, -el libro que desmonta la invencibilidad inglesa.-


A grandes rasgos Bernardo De Gálvez cumplió a la perfección las órdenes recibidas del rey Carlos III, expulsando a los británicos del Golfo de México y apoyando con todos sus recursos a la independencia de las Trece Colonias. Considerado uno de los héroes de la independencia de EE.UU. Los Padres Fundadores ya aprobaron el 9 de mayo de 1783 una Resolución para homenajear al héroe con un retrato en el Congreso, al lado de Thomas Jefferson o George Washington, promesa que ya se ha cumplido 231 años después con el hombre que ayudó a nacer al país, seguidamente se le otorgó el título de ciudadano de honor.





He aquí el retrato de Bernardo De Gálvez, obra del artista malagüeño Carlos Monserrate, que cuelga desde 2014 en la sala de Asuntos Exteriores del Senado de Estados Unidos, en el complejo de edificios del Capitolio de Washington,

- o O o -



Arriba, una nueva estatua ecuestre en honor al héroe malagüeño, proyectada en 3D. La propia ciudad de Pensacola ha iniciado los trámites para levantar un monumento de grandes dimensiones a Bernardo De Gálvez como agradecimiento a la conquista que permitió la liberación de esta ciudad y por su decisiva contribución a la independencia de los Estados Unidos. La escultura será de bronce y estará en la calle Palafox, la más importante de la ciudad de Pensacola.

Y en la imagen de abajo, un momento del desfile en honor a Bernardo De Gálvez en la calle Larios, en la ciudad de Málaga, Andalucía, España. En la que participan distintas asociaciones de recreaciones históricas como la Asociación Torrijos 1831 que da vida a los “casacas rojas” del general Campbell, la Asociación de Granaderos y Damas de Gálvez de Macharaviaya que recreó al Regimiento de Infantería de Luisiana y a los Granaderos de Gálvez, en las que están presentes autoridades españolas y estadounidenses, medio centenar de mujeres ataviadas con modas típicas del reinado de Carlos III, bandas de cornetas y tambores, todo un espectáculo histórico-sociocultural. En el año 2005, legionarios españoles y marines del buque de la Armada estadounidense McFaul estuvieron en el puerto de Málaga para homenajear al militar español Bernardo De Gálvez, coincidiendo con la conmemoración el 8 de mayo del 234 aniversario de la batalla de Pensacola (vídeo del homenaje en Málaga).


- o O o -


Historiadores de España, México y Estados Unidos siguen investigando, aportando y difundiendo información sobre el papel fundamental que tuvieron los españoles e hispanos en la Independencia de los Estados Unidos, episodio que fue inexplicable y literalmente barrido de la historia. Poco a poco se recuperará el conocimiento perdido, para que todos ocupen el lugar y el reconocimiento que merecen tras más de 200 años de olvido. Todavía hay pocos norteamericanos que aprecien la magnitud de la ayuda española al nacimiento de los Estados Unidos, sin embargo, y lo que es peor, son todavía muchísimos los españoles que desconocen su propio pasado, ni siquiera las raíces romano-godas que forjaron el primer reino de España.

Fuentes y referencias:

-ALARCÓN, J. S. La presencia histórica del hispano en Estados Unidos: don Bernardo De Gálvez. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Alicante. 2004.
-ALONSO, N. Las hazañas de Bernardo De Gálvez entrarán en las aulas de Estados Unidos. Washington. EL PAÍS. 27-Mayo-2017.
-ARMILLAS VICENTE, J. A. Ayuda secreta y deuda oculta. España y la independencia de los Estados Unidos. Congreso Internacional "Norteamérica a finales del siglo XVIII: España y los Estados Unidos". 2006.
-ASOCIACIÓN CULTURAL BERNARDO DE GÁLVEZ Y GALLARDO. Conde de Gálvez. Málaga-España.
-ASOCIACIÓN DE GRANADEROS Y DAMAS DE GÁLVEZ DE MACHARAVIAYA.
-ASOCIACIÓN HISTÓRICO-CULTURAL TORRIJOS 1831.
-BEERMAN, E. España y la Independencia de Estados Unidos. 1992.
-CALDERÓN CUADRADO, R. Alianzas comerciales hispano-norteamericanas en la financiación del proceso de independencia de los Estados Unidos de América: la Casa de Gardoqui e Hijos. En Norteamérica a finales del siglo XVIII: España y Los Estados Unidos. Coord. Eduardo Garrigues López-Chicheri. Madrid. Marcial Pons, 2008.
-CASA DE AMÉRICA. La Batalla de Pensacola, para todos los públicos. 2015.
-CASA DE AMÉRICA. Tras las Huellas de Bernardo De Gálvez. El primer ejército multirracial de América.
-CAUGHEY, J. W. Bernardo De Gálvez in Louisina, 1776-1783. Berkeley. Universidad de California Press, 1934.
-CDHFCH. Centro de Documentación Histórica de la Florida Colonial Hispana. Fondo Florida, S. XVIII, Guerra de Independencia. Comunicación de José De Gálvez a Juan Manuel Cajigal de 22.III.1782.
-CHÁVEZ, T. E. Spain and the Independence of the United States: An Intrinsic Gift. 2002.
-COKER, W.S. and HAZEL P. C. The Siege of Pensacola, 1781, in Maps. Pensacola, Florida: The Perdido Bay Press, 1981.
-CONFEDERACIÓN HISPÁNICA. La deuda que tiene EE.UU. con España. 2015.
-CUMMINS, L. T. Spanish Observers and the American Revolution, 1775-1783. Louisiana State University Press. 1991
-DE REPARAZ , C. Yo solo: Bernardo De Gálvez y la toma de Panzacola en 1781. 1986.
-DE VARONA, F. Contribución de España y sus colonias a la Revolución Americana. Libertad USA. 2014.
-DURÁ, J. España y la Independencia Norteamericana: 1776-1783. La Ayuda Económica Española fue Vital para las Colonias. YA (Madrid, España). Jul 4, 1976, pp.4-6.
-EL DIARIO ANDALUCÍA. El retrato del héroe español de la independencia americana, en la portada del Washington Post. 2014.
-GARCÍA HERRERA, R. RUBIO, F. WHEELER, D. et al. The use of Spanish and British documentary sources in the investigation of Atlantic hurricane incidence in historical times. Hurricanes: Past, Present and Future. MURNANE R. and LIU, K.-B. Eds. Columbia University Press. (2002).
-GARCÍA HERRERA, R. GARCÍA, R. R. PROETO, M. R. et al. The Use of Spanish Historical Archives to Reconstruct Climate Variability. Bull. American Meteorological Society, 84, 1025–1035. (2003).
-GARCÍA HERRERA, R. GIMENO, L. RIBERA, P. et al. New records of Atlantic hurricanes from Spanish documentary sources. Journal of Geophysical Research, 110, D03109. (2005).
-HARING, C.H. The Spanish Empire in America. New York City, New York: Harcourt, Brace & World, Inc., 1847.
-HERNÁNDEZ RUIGÓMEZ, A. Benjamin Franklin: la visión histórica española. En Norteamérica a finales del siglo XVIII: España y los Estados Unidos. Coord. Eduardo Garrigues López-Chicheri. Madrid. Marcial Pons, 2008.
-HERRERO, C. ¡Gálvez, ya estamos aquí! Diálogo Atlántico. El blog del Instituto Franklin – UAH.
-HOLMES, J.D.L. Honor and Fidelity. Birmingham, Alabama: University of Alabama Press, 1965.
-JAMES, A. Oliver Pollock, Financier the Revolution in the West. The Mississippi Valley Historical Review. Vol. 16. Jun 1929, pp. 67-69.
-LANCHO, J. M. España perdió más de 30 barcos mientras ayudaba a la Independencia de Estados Unidos. Españoles y América.
-LANCHO, J. M. El factor olvidado: la Armada española en la Independencia de Estados Unidos.
-LARRÚA GUEDES, S. Juan De Miralles: biografía de un padre fundador de los Estados Unidos.
-MEDINA ROJAS, F. José De Ezpeleta. Gobernador de la Mobile 1780-1781. Sevilla. 1980.
-MEMORIAS DE LA REAL SOCIEDAD PATRIÓTICA DE LA HABANA. Vol. 8.
-MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES. Documentos relativos a la Independencia de Norteamérica existentes en archivos españoles 1976-1986.
-MOLL, L. M. Juan Miralles Trayllon, el español que murió en la casa de George Washington. Guerra de Independencia Americana. Revista La Alcazaba. 2012.
-MONTERO DE PEDRO, J. Españoles en Nueva Orleáns y Luisiana. Ed. Cultura Hispánica, 1979.
-MURNANE, R. J. and K KAM-BI, L. Hurricanes and Typhoons: Past, Present, and Future. Columbia University Press. 2005.
-OLMEDO, M. y CABRERA, F. Bernardo De Gálvez. Héroe recuperado. Asociación Cultural Bernardo De Gálvez y Gallardo Conde de Galvez. 2017.
-OUR AMERICAN HISTORY. La Historia de Nuestra América. Batalla de Pensacola.
-PASTOR MIGUELÁÑEZ, C. Cultura y Humanismo en la América colonial española. Vol. 1. 2011
-PÉREZ SAMPER, M. A. Franklin y Aranda: dos embajadores en París. En Norteamérica a finales del siglo XVIII: España y los Estados Unidos. Coord. Eduardo Garrigues López-Chicheri. Madrid. Marcial Pons, 2008.
-PEREZ, S. The isleños of Lousiana: On the Water`s Edge.
-RIBES-IBORRA, V. La era Miralles: el momento de los agentes secretos. (The Miralles era: The moment of the secret agents). En Norteamérica a finales del siglo XVIII: España y los Estados Unidos (North America at the end of the 18th century: Spain and the United States), edited by Eduardo Garrigues López-Chicheri, 143-69. Madrid: Marcial Pons, 2008.
-SÁNCHEZ MORA, A. Bernardo De Gálvez y la Independencia de Estados Unidos. Archivo General de Indias.
-SÁNCHEZ MORA, A. La afinidad personal de Bernardo De Gálvez con los padres de la Nación Estadounidense. Archivo General de Indias.
-SOTORRÍO, R. Lo que no sabías de Bernardo De Gálvez: Inventó un artefacto para dirigir globos y se casó con una culta criolla. Málaga. 9-1-16. SUR.
-TEDDE, P. La Real Hacienda de Carlos III y la guerra de la independencia de los Estados Unidos.
-THOMSON, B. P. La ayuda española en la guerra de independencia norteamericana. Madrid. 1967.
-TUCKER, R. W. y HENDRICKSON, D. C. The fall of the first British empire: origins of the War of American Independence. Baltimore, 1982.
-VIDEO El Confidencial Digital. Por qué Bernardo De Gálvez es un héroe como Blas De Lezo que España debe recuperar.
-WASHINGTON POST. A picture of persistence in honoring a Spanish hero of the Revolutionary War.
-YELA UTRILLA, J. F. España ante la independencia de los Estados Unidos. Madrid. 1988.

Abrir

Delete this element to display blogger navbar

 
Powered by Blogger